Inspirado en las joyas arquitectónicas como la Mezquita de Córdoba o la Alhambra Granada, el hotel se alza en un palacio neomudéjar de estilo nazarí en el que destacan sus 227 habitaciones, así como espaciosos y espléndidos patios, jardines y varias piscinas frente al mar.

Ubicado en un enclave privilegiado y situado en primera línea de la playa de La Barrosa, el hotel de la marca Gran Meliá ha abierto sus puertas con el compromiso de mantener y elevar su propuesta de bienestar y exclusividad.

En la planta de la entrada, y tras el lobby, un gran patio de estilo andaluz con olivos y siete fuentes alberga una plaza con distintos puntos gastronómicos que mantiene y acentúa el esplendor del edificio. En esta planta, y en el segundo y tercer piso se encuentran las habitaciones y suites. La característica principal tras la reciente reforma es el diseño mediterráneo con interiores limpios, amplios y luminosos.

Tres de las 227 habitaciones son suites, la ubicada en la planta baja cuenta con un jardín privado con acceso a una piscina (solo para adultos). El resto de las habitaciones, divididas en distintas categorías, Premium y Red Level, tienen balcón y ventanales con vistas espectaculares a un campo de golf y al mar. El huésped encontrará amenidades de lujo, como la última tecnología digital de la mano de Google Chrome Cast y Press Reader, Wi-Fi gratis, servicio Red Level y amenidades de la firma Clarins, entre otras.

Daniel Pérez Cristóbal, Director de Gran Meliá Sancti Petri, ha comentado como afrontan con toda la energía y el mejor saber hacer esta nueva situación ante la llegada de los clientes: “durante 20 años, el hotel ha sido una referencia en el segmento resorts, tanto a nivel nacional como internacional; para seguir sorprendiendo a nuestra clientela más fiel, y a los amantes del lujo que viajen este verano, hemos aplicado todos los protocolos y medidas, así como mantenemos todos los detalles y atributos de la marca Gran Meliá, que representa la esencia española y el lujo de vanguardia”.

Por esta razón, su servicio RedLevel ofrece una experiencia hecha a medida con innumerables posibilidades para los clientes más exigentes. Una atención especial y mayor intimidad con área de check-in privado y piscina exclusiva RedLevel (solo para adultos). Además, el servicio de categoría superior que atiende a 65 habitaciones, de las cuales 6 son Junior Suites y 3 Suites Presidenciales, cuenta con la sala privada RedLevel Lounge con atención personalizada, servicio de desayuno y open bar.

Alevante, Duna Beach Club y Aqua: el trío gastronómico perfecto

La cocina con mayúsculas, por su parte, está garantizada gracias a su restaurante Alevante con una estrella Michelin y un Sol de la Guía Repsol. Liderado por el Chef del Mar Ángel León, la carta ofrece dos menús degustación basados en los grandes éxitos de Aponiente, haciendo un repaso a su historia y por el que le han sido otorgadas tres estrellas Michelin y tres Soles Repsol.

Por un lado, este verano, el restaurante ofrece el Gran Menú, que consta de 16 platos (135€) y el Menú Selección con 14 platos (110€). En ambos se puede disfrutar de especialidades del chef como la tortillita de camarones, o la matanza marina con caballa, róbalo y dorada. Ambos tienen opción a un maridaje por 70€ y 55€ respectivamente.

De igual manera, las experiencias gastronómicas las completan junto con Alevante, el chiringuito Duna Beach Club y el restaurante Aqua con propuestas de arroces y pescados de proximidad.

La belleza y el bienestar también tienen su propio espacio en Gran Meliá Sancti Petri. Su relajante spa se adapta al entorno para nutrirse de la naturaleza local con las terapias y tratamientos de belleza más exclusivos. Por otro lado, ubicada en la tercera planta, el área de entrenamiento ha sido equipada con máquinas de última tecnología y cuenta con monitores personales bajo petición.

 

A %d blogueros les gusta esto: