Qatar Airways es una de las pocas aerolíneas globales que nunca ha dejado de volar durante esta crisis. Contar con una flota mixta de aviones modernos y de bajo consumo de combustible, ha ayudado a la aerolínea a desarrollar una solución sostenible y adaptada, seleccionando el avión que mejor se adecua a la demanda y capacidad de cada mercado.

Debido al impacto del COVID-19 en la demanda de viajes, Qatar Airways ha tomado la decisión de aterrizar su flota de Airbus A380, ya que a nivel comercial y ambiental no es justificable operar un avión tan grande en la actualidad.

Qatar Airways monitoriza el mercado continuamente para evaluar tanto la demanda de pasajeros como de la de carga y así garantizar que se opera el avión más eficiente para cada ruta. En la actualidad la aerolínea está utilizando su flota de 30 aviones Boeing 787 y 49 aviones Airbus A350 al completo, después de analizar que la flota de aviones A350 de Qatar Airways consumía 20 toneladas de CO2 menos por hora bloque en ciertas rutas en comparación con el A380.

Hasta que la demanda de pasajeros se recupere a los niveles apropiados, Qatar Airways continuará manteniendo su avión A380 en tierra, asegurando que solo se operan aviones responsables a nivel comercial y medioambiental.

El 1 de julio, Qatar Airways reanudó vuelos a otros 11 destinos, incluyendo Bali y Beirut, entre otros. Esto marcó el mayor número de reanudaciones de rutas en un solo día desde que Qatar Airways comenzara a restablecer su red de destinos. A finales de julio, la red de destinos se ampliará a más de 450 vuelos semanales a más de 70 destinos en todo el mundo.

A %d blogueros les gusta esto: