Barceló Costa Vasca, vuelve reforzado con una imagen completamente renovada y una arquitectura vanguardista y en armonía con el entorno local. Tras un ambicioso proyecto de reforma, se ha posicionado como un símbolo de diseño único del País Vasco.

Exteriormente se puede apreciar un notable cambio de su fachada, recubierta con una malla metálica, que facilita su integración con el paraje natural que lo envuelve.

A pesar de que el cambio en su fachada, ofrece una imagen más nítida y amable del establecimiento, el verdadero esfuerzo se encuentra en su interior. Se ha llevado a cabo, un profundo y estudiado cambio del diseño de sus muchas estancias, con el objeto de seguir a la vanguardia del diseño y la arquitectura local.

Tal ha sido el cambio, que se puede percibir nada más entrar al hotel. Su verde mostrador de recepción, así como el azul de sus paredes posteriores que simulan la proximidad al mar, brindan un guiño a la forma de vida de San Sebastián.

Además 203 habitaciones, están dotadas y concebidas para ofrecer el mejor confort, con un diseño moderno y están decoradas con la intención de aproximar al huésped a la arquitectura y la cultura de la zona.

Pero uno de sus imponentes cambios, que han supuesto una de las mejores inversiones en su renovación, se ha tratado de la construcción de un centro de convenciones de 1000 metros cuadrados que, con hasta 9 salas de reuniones panelables con luz natural con una capacidad de hasta 800 personas. Para poder abastecer tal capacidad, ha sido necesario crear un parking subterráneo con 320 plazas.

Tal es la dimensión de este centro, que este moderno hotel, se ha postulado como el mejor centro de eventos, congresos y reuniones de toda la ciudad.

     

A %d blogueros les gusta esto: